Así sería la nueva Chevrolet Tracker que llegará a la región en 2025

El SUV tendría una importante actualización, con un rediseño exterior y novedades en su motorización.

Chevrolet está en pleno proceso de renovación para su emblemático SUV del segmento B, la Tracker. Con miras al próximo año, la marca se encuentra preparando una actualización importante que promete impactar en diversos aspectos del vehículo.

Según informes de Quatro Rodas, la primera fase de esta actualización, destinada al mercado sudamericano, está programada para el próximo año. Acompañando esta noticia, han surgido proyecciones que ofrecen un vistazo tentador a los posibles cambios en el diseño exterior del modelo.

Los cambios más destacados se centran en el frente de la Tracker, donde se espera una renovación inspirada en otros modelos emblemáticos de la marca, como el Trax, presente en mercados como China y Estados Unidos. Esta nueva apariencia incluirá ópticas actualizadas, una parrilla doble y un paragolpes renovado, tal y como ha imaginado el diseñador Renato Aspromonte.

Por otro lado, en la parte trasera del vehículo también se anticipan cambios, que podrían incluir modificaciones en el diseño de las luces traseras y en el difusor del paragolpes, además de la introducción de nuevas opciones de llantas de aleación.

LEER TAMBIÉN |  Consectetur nec urna

En cuanto al interior, se espera una actualización al estilo de la reciente renovación experimentada por el modelo Spin, con la incorporación de una llamativa doble pantalla destinada al tablero de instrumentos y al sistema multimedia. En términos de mecánica, se prevé la llegada de mejoras significativas en los motores nafteros 1.0 turbo y 1.2 turbo, que podrían recibir inyección directa de combustible para mejorar su eficiencia, potencia y torque.

En el caso específico de Argentina, donde la Tracker utiliza el motor 1.2 turbo, estas mejoras podrían traducirse en un aumento sustancial de potencia y torque. Además, se espera que el vehículo continúe ofreciéndose con la opción de caja manual de cinco marchas o automática de seis velocidades, ambas con tracción delantera. Con estos cambios, Chevrolet busca consolidar su posición en el competitivo mercado de los SUV del segmento B con una propuesta renovada y atractiva.