GM suspendió la producción hasta el 4 de marzo por trabas en pago de importaciones

Mercado e Industria

Fuentes de la compañía informaron que la medida se adoptó tras «un acuerdo con sus proveedores afectados».

La automotriz General Motors anunció que decidió suspender hasta el 4 de marzo la producción en la planta industrial de la localidad santafesina de Alvear, en cercanías de la ciudad de Rosario, a raíz de las dificultades para normalizar el pago de sus proveedores externos.
Fuentes de la compañía informaron que la medida se adoptó tras «un acuerdo con sus proveedores afectados por los pagos en el exterior» por lo que «se retomará la producción en la planta de Alvear el próximo lunes 4 de marzo».
Durante las próximas cuatro semanas en que se pararán las lineas de producción de GM, los empleados seguirán cobrando sus salarios habituales de acuerdo con lo también acordado con el gremio.
En la terminal de GM actualmente se fabrica la SUV Chevrolet Trucker tras una inversión de US$ 350 millones para montar una nueva línea productiva, al tiempo que en diciembre discontinuó la fabricación del sedán Chevrolet Cruze.
La empresa argumentó que adoptaba la medida a raiz de las dificultades encontradas por la deuda acumulada por la importación de autopartes, a raíz de las limitaciones del año pasado por la restricción de divisas.
Para afrontar el problema la actual gestión de Gobierno decidió implementar la emisión del Bono para la Reconstrucción de una Argentina Libre (Bopreal), del cual el Banco Central acaba de adjudicar la licitación de la Serie I, por un monto de US$ 5.000 millones, y esta semana comenzará la Serie II.
Si bien se reconoce en la industria que el Bopreal acerca una solución, hay dificultades generadas que llevarán tiempo normalizar, de acuerdo a la realidad de cada empresa y los acuerdos que cada una pueda alcanzar con sus proveedores externos.
Tan sólo en la planta de Alvera trabajan unas 1.200 personas y de su producción dependen otras 2.000 de manera indirecta.
Así como GM, también registraron inconvenientes y afectaciones en su producción las terminales de Stellantis en las provincias de Córdoba y Buenos Aires, la planta de Toyota en Zárate, y las de Ford y Volkswagen en General Pacheco; de Renault y Nissan en Córdoba.