Otra Toyota Hilux llegó a la Antártida, ahora para la Base Petrel

Es la sexta pick up de la marca que arriba al continente blanco. Está adaptada para el uso en condiciones extremas.

Una nueva pick-up Hilux llegó a la Antártida como parte de la extensa relación de cooperación entre Toyota Argentina y el Comando Conjunto Antártico. Es la sexta Hilux en pisar suelo antártico desde que en 2002 arribó la primera, y esta vez fue destinada a la Base Antártica Petrel para las actividades diarias de científicos y la dotación de operación en condiciones climáticas extremas.

El viaje de Hilux al sexto continente comenzó en la planta de Toyota en Zárate, donde fue acondicionada por el equipo de Ingeniería de la compañía. Desde allí fue transportada en un camión de la Armada hasta el puerto de la Ciudad de Buenos Aires, donde embarcó en el buque ARA Canal de Beagle, para partir hacia Tierra del Fuego. Luego fue embarcada nuevamente en el icónico rompehielos ARA Almirante Irizar, que todos los años realiza la compleja operación de abastecimiento en todas las bases argentinas de la Antártida. Casi un mes después, el domingo 3 de marzo a última hora del día, descendió del Irizar y completó el último trayecto hasta el muelle de la Base Petrel en un pontón de carga. Apenas tocó suelo fue recibida con un caluroso aplauso por los habitantes de la isla Dundee donde se ubica la base.

LEER TAMBIÉN |  Cinco estrellas en seguridad para el nuevo Volkswagen Virtus

La Base Petrel tiene una ubicación geográfica estratégica al norte de la península antártica, que permite el acceso tanto por vía aérea como marítima, para lo cual se está construyendo una nueva pista de aterrizaje y un muelle de 1.500 metros. Además, inició la construcción de una nueva casa de sistema modular donde funcionará la nueva estación científica. De este modo, se abre una nueva “puerta de entrada” a la Antártida Argentina, junto al rol que históricamente cumplieron las bases Marambio y Esperanza.

Desde hace 22 años, Toyota Argentina colabora con las Fuerzas Armadas en la misión de mantener su presencia en este territorio tan hostil como majestuoso y llevar a cabo investigaciones científicas clave para el conocimiento de glaciares, biología y cambio climático. Actualmente, las bases Marambio y Belgrano también cuentan con Hilux para todo tipo de tareas: apoyo logístico, transporte de carga, patrullaje de antenas, búsqueda y rescate, correspondencia y apoyo a las operaciones aéreas. La nueva Hilux en la Base Petrel tendrá un rol fundamental en la construcción de su nueva infraestructura.

LEER TAMBIÉN |  El Gobierno acordó con automotrices programa de Precios Justos

Para Toyota, las condiciones climáticas extremas de la Antártida presentan una oportunidad de investigación única para el diseño y desarrollo de nuevos vehículos y autopartes. En este caso, a la Hilux GR-Sport II enviada a Petrel se le colocaron seis sensores que transmiten información en tiempo real para medir la variabilidad térmica en distintas partes del vehículo y en diferentes condiciones de uso. “Lo que buscamos es entender cómo varía la temperatura en distintas piezas claves del vehículo. Luego replicamos esas condiciones en ensayos de ciclado térmico, lo que nos permitirá mejorar el diseño de cada componente en base al uso real en las condiciones más extremas de nuestra región”, afirma Luciano Giribone, gerente de Diseño de ingeniería de Toyota Argentina.

La Hilux GR-Sport II enviada a Petrel está equipada con un motor naftero V6 4.0 de 24 válvulas. Es la primera Hilux antártica que cuenta con un motor naftero, lo cual también significa una oportunidad de prueba para desarrollos futuros. Además, se le incorporaron nuevas cubiertas especiales para enfrentar la hostilidad de las inmediaciones de la base, y sus terrenos de nieve, barro y permafrost.

LEER TAMBIÉN |  Verano 2024: en Cariló, Chevrolet exhibirá Silverado y eléctricos