Vokswagen T-Cross 200 TSI Hightline: más potencia para largos viajes

Este SUV se presenta como una opción más que atractiva para las familias a las que les gusta vacacionar con sus vehículos. Es muy ágil y de rápida respuesta en las rutas.

Las familias a las que les gusta salir a vacacionar con el auto y recorrer un gran número de kilómetros miran con mucho cariño los SUV. En Cars.com pusimos a prueba el T-Cross 200 TSI en su versión Hightline, un compañero ideal para este tipo de travesías.

El cambio de motor, antes tenía un MSI 1.6 litros atmosférico de 110 CV, revitalizó al T-Cross en términos de rendimiento y eficiencia. Esta situación se hermana con su espacioso habitáculo, que permite acomodar cómodamente a cuatro adultos en términos de espacio tanto para las piernas como para la altura.

Además, cuenta con salidas de aire independientes, dos puertos USB y hasta un práctico revistero colgante. Tanto el conductor como los pasajeros pueden disfrutar de la tecnología del sistema multimedia VW Play, que debutó en el Nivus pero se incorporó al T-Cross en esta versión Highline 200 TSI.

LEER TAMBIÉN |  Haval H6: llamativo, espacioso y repleto de tecnología

Con su manejo intuitivo y sencillo, la interfaz se asemeja a la de un smartphone, con íconos que dan acceso a aplicaciones y funciones. Además, aunque carece de navegación nativa, ofrece la opción de utilizar Waze, además de contar con conectividad a través de Apple CarPlay y Android Auto mediante el puerto USB bajo la pantalla táctil de 10 pulgadas. También incorpora el panel de instrumentos completamente digital Active Info Display, que es sorprendentemente configurable, presenta gran cantidad de información y se lee fácilmente.

En cuanto a dimensiones y capacidades, el vehículo tiene una longitud de 4,199 metros, un ancho de 1,76 metros, una altura de 1,568 metros y una distancia entre ejes de 2,651 metros. La capacidad del maletero es de 373 a 420 litros, mientras que el tanque de combustible puede contener 52 litros. El peso es de 1265 kg.

El tren motriz incluye el motor tricilíndrico turboalimentado de 1.0 litros que genera una potencia de 116 CV a 5500 rpm y un torque de 200 Nm (20.4 kgm) que se mantiene constante entre las 2000 y 3500 rpm. Este motor está acoplado a una caja de cambios automática Tiptronic de seis velocidades, que demuestra ser eficaz y tiende a operar en marchas más altas, lo que reduce el consumo (viajando a 130 km/h, la marcha D6 mantiene el motor a solo 2500 rpm).

LEER TAMBIÉN |  Peugeot 208 Feline: comodidad y tecnología

Si se requiere una respuesta más rápida, es posible reducir una o más marchas utilizando las paletas en el volante (también es posible hacerlo con la palanca, y también se dispone del modo Sport). El conjunto mecánico es ágil y responde rápidamente, como lo demuestran los tiempos de aceleración de 0 a 100 km/h en 10.63 segundos, de 0 a 400 metros en 17.54 segundos y la recuperación de 80 a 120 km/h en 7.92 segundos. Además, el consumo es notablemente eficiente, con registros de 5.8 L/100 km a 100 km/h en carretera, 7.2 L/100 km a 130 km/h y 9.7 L/100 km en entornos urbanos.

En términos de comportamiento dinámico, el vehículo se destaca por su estabilidad y agilidad en una variedad de maniobras. Tanto las suspensiones como la dirección eléctrica son impresionantes. Además, el vehículo absorbe eficazmente las irregularidades de la carretera, proporcionando un alto nivel de confort. Los frenos, equipados con discos en las cuatro ruedas, ofrecen un rendimiento comparable al de un vehículo deportivo, deteniendo el vehículo de 100 km/h a 0 en 37.7 metros.

LEER TAMBIÉN |  Nissan X-Trail e-Power: un híbrido que marca la diferencia en Argentina

En términos de seguridad, el vehículo incluye el equipamiento estándar de control de estabilidad y tracción, asistente de arranque en pendientes y control de velocidad de crucero. Sin embargo, no ofrece ningún sistema de asistencia a la conducción (ADAS) como su «rival» Nivus. En su lugar, cuenta con seis airbags, anclajes Isofix y una excelente combinación de cámara de retroceso con guías dinámicas y sensores de estacionamiento delanteros y traseros, que ofrecen una vista cenital del vehículo para maniobras de estacionamiento.