Mercedes-Benz B200: un monovolumen de elegancia y eficiencia

Se trata de un modelo que se presenta como una opción atractiva para quienes buscan la combinación perfecta entre elegancia, eficiencia y tecnología. Con su potente motor, se erige como una opción sólida en el competitivo segmento automotriz.

En esta ocasión, en Cars.com.ar tuvimos el privilegio de poner a prueba el nuevo Mercedes-Benz Clase B 200, un modelo que llega directamente desde Hungría para cautivar a los amantes de la elegancia, la eficiencia y la tecnología.

Este monovolumen, perteneciente a la tercera generación de la serie, mantiene la esencia de su propuesta como un vehículo mediano de tracción delantera, compartiendo plataforma con el Clase A, pero desafiando la categorización tradicional al adoptar un diseño de tipo ‘hat’.

Se trata de un modelo que se presenta como una opción atractiva para quienes buscan la combinación perfecta entre elegancia, eficiencia y tecnología. Con su potente motor, diseño distintivo y el sello de calidad de la marca, este monovolumen se erige como una opción sólida en el competitivo segmento automotriz.

LEER TAMBIÉN |  Haval Jolion: un SUV atractivo y competitivo

En su versión argentina, el Clase B se ofrece exclusivamente como el B200 con dos opciones de equipamiento: Style y Progressive, ambas impulsadas por un motor naftero de 1.3 litros.

Este motor de cuatro cilindros, asistido por un turbocompresor, entrega una destacable potencia de 163 caballos y un torque de 250 Nm a solo 1600 vueltas. Una configuración que se traduce en una experiencia de conducción ágil y eficiente.

El rendimiento se ve respaldado por una caja de doble embrague automática que ofrece cambios precisos y rápidos. Además, con programas de manejo que van desde el económico hasta el deportivo, el conductor puede personalizar la respuesta del vehículo según sus preferencias.

En cuanto al desempeño dinámico, el Clase B se desenvuelve con gracia tanto en la ciudad como en la ruta. Su dirección rápida y precisa, junto con una suspensión firme, brindan una sensación de aplomo y estabilidad. En situaciones de curvas, demuestra agilidad y en la ciudad, a pesar de sus neumáticos semi bajos, ofrece un andar suave y eficiente.

LEER TAMBIÉN |  Chevrolet Tracker: tecnología y gran rendimiento

En términos de diseño, el Clase B mantiene la estampa característica de Mercedes-Benz, aunque con un toque menos deportivo en comparación con el Clase A. Sin embargo, su carrocería aerodinámica, ventanas amplias y parabrisas generoso le otorgan una estética agradable y una visibilidad excepcional.

Internamente, se destaca por su calidad y confort. El habitáculo, diseñado con materiales acolchados y una combinación de cuero sintético con detalles metálicos, refleja la excelencia en los detalles propios de la marca. Además, la insonorización del vehículo contribuye a una experiencia de conducción tranquila y cómoda.

El aspecto tecnológico no se queda atrás. El interior cuenta con un sistema de doble pantalla de 10 pulgadas cada una. El panel de instrumentos digital y la pantalla central son altamente personalizables, permitiendo al conductor configurar diversas vistas y funciones según sus preferencias. Además, se destaca la comodidad del sistema táctil que facilita la navegación entre las distintas opciones.

En temas de seguridad, el Clase B no escatima. Con frenos eficientes, control de estabilidad y múltiples airbags, el vehículo ha obtenido la máxima calificación en pruebas de choque Euro NCAP con 5 estrellas. También incluye sistemas avanzados como el control de velocidad crucero adaptativo y alerta de proximidad.

LEER TAMBIÉN |  Peugeot 208 Feline: comodidad y tecnología