Renault Alaskan Intens 4WD AT: una pick up para el trabajo y la ruta

Test Drive

En Cars.com llevamos la nueva versión el Parque Nacional El Palmar, Entre Rios, para testear la nueva caja automática de 7 velocidades.

Las gemelas a simple vista son idénticas, pero en realidad tienen muchas cosas que las diferencian. En Cars.com sacamos a la ruta a la flamante Renault Alaskan Intens 4WD AT, hermana de la Nissan Frontier, que llega con grandes novedades que le dan un gran impulso a las gamas medias.

Llevamos la Alaskan hasta el Parque Nacional El Palmar, ubicado en la provincia de Entre Ríos, para poner a prueba la pick up en todo tipo de terreno. Los 379 kilómetros que dividen Capital Federal del destino final fueron ideales para realizar un testeo exhaustivo de sus condiciones.

Cuando nos subimos a la Alaskan es  notorio el amplio espacio que ofrece en las plazas traseras. Sin embargo, se percibe una ligera desventaja: la altura de las rodillas de los pasajeros es un tanto elevada debido a la falta de profundidad en los asientos, lo que resulta en una postura de viaje más vertical debido al respaldo recto.

La posición de conducción es cómoda, aunque se ve limitada por la falta de ajuste en profundidad del volante. Estas características son sorprendentes, considerando que la Alaskan acaba de ser lanzada al mercado.

En cuanto al motor, no hay sorpresas: se trata de un diésel turboalimentado de 2.3 litros produce 190 CV gracias a la presencia de dos turbocompresores. La configuración mecánica es exactamente la misma, con sus virtudes y áreas de mejora.

Se mantiene el ruido del motor en la cabina debido a la insuficiente insonorización y la necesidad de alcanzar un régimen de revoluciones relativamente alto (alrededor de las 5.000 RPM) para obtener un rendimiento óptimo. Estas características del motor son compartidas con la Frontier.

La gran novedad de la renovación de la Alaskan es justamente el nivel de equipamiento Intens con transmisión automática de 7 velocidades.  Esto le ofrece al conductor un andar muy amigable en todo tipo de terreno, sin sentir tironeos a la hora de inyectarle más potencia para atravesar los terrenos más adversos.

En cuanto al manejo, la Alaskan proporciona un viaje suave en la ruta y un buen rendimiento dinámico, gracias al esquema de suspensión trasera con resortes helicoidales en lugar de hojas de resorte, que es poco común en la competencia.

En resumen, la Renault Alaskan proyecta una sensación de seguridad constante y muestra una solidez innegable en terrenos no pavimentados. El tren delantero robusto y el chasis sólido contribuyen a esta impresión. Se trata de una pick-up adecuada para un uso exigente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *